Cuando lo de antes, es lo de ahora

La tecnología y la moda son parte cíclica de la humanidad

Para 1994 las radio emisoras nacionales y locales estaban de moda, las ondas de la televisión y de la radio disputaban una misma audiencia en diferentes horarios del día, la Internet era una bebé y los teléfonos celulares empezaban a aparecer.

Recuerdo que para finales de esa década se comenzaba a hablar  sobre los Podcasts (emisión de radio o de televisión que un usuario puede descargar de Internet y escucharla tanto en dispositivo portátil).

A mí particularmente me llamó la atención esta nueva -aunque no novedosa- manera de presentar contenido, sin embargo, habían varias barreras para hacer la experiencia agradable, por un lado la velocidad de conexión a Internet y por otro el almacenamiento de las cápsulas, desde luego estos dos escollos ya han quedado atrás.

El tiempo pasó y la verdad yo le perdí la pista a los Podcasts, hasta hace algunas semanas que una de mis hijas mayores me dijo que estaba escuchando uno sobre feminismo, el cual había descargado de un canal que trata esa temática.

Debo confesar que me sorprendieron tres cosas, que mi hija fuese audiencia para un vehículo de comunicación de este tipo -ya que las aplicaciones de música capturan gran parte del mercado-, segundo que los podcast resurgieran -es más común con la ropa y no con este tipo de producciones.

Por último y no menos importante, la increíble oportunidad que se le presenta a este tipo de contenido, en un mercado que esta tan micro segmentado en el consumo y más aún en sus opiniones sobre temas generales y específicos.

Pues nuevamente me aventure a escuchar algunos Podcast y la verdad encontré varias opciones, por ahora me decidí a instalar en mi smartphone Google Podcasts y me pareció muy bueno. Encontré humor, ciencia, opinión y reflexión, así que ya sabe si tiene un viaje largo, quiere probar nuevas formas de entretenimiento en audio y estimular la imaginación, puede escuchar un Podcasts.

Foto de Casey Fiesler en flickr.com

Compartir